¿El PEOR MOMENTO de League of Legends? » Hablamos de Gamers Saltar al contenido
Hablamos de Gamers

¿El PEOR MOMENTO de League of Legends?

25/07/2018
League of Legends en su peor momento

No lo puedo entender. Amo este juego con toda mi alma y por primera vez en muchos años me da pereza jugarlo. De jugar, juego, pero no lo hago con esa fascinación con que lo hacía en las temporadas pasadas. Algo ha pasado, algo se quebró en la Grieta del Invocador y no sé muy bien por dónde empezar para describir lo que varios consideran como el peor momento de League of Legends.

Todos se habrán dado cuenta o al menos eso quiero pensar. Bueno, sería mejor decir que los jugadores más antiguos ya se habrán dado cuenta de que el meta es de lo más extraño que hemos visto. Hay cosas divertidas, claro que sí, pero se ha perdido gran parte de la esencia de este juego. ¿Cuál esencia? La del trabajo en equipo, la de la visión del juego global, la estrategia y la tensión de las peleas en equipo.

Los parches de este año terminaron por ratificar algo que varios intuíamos. La gran bola de nieve que inició el equipo de Riot con el cambio del sistema de runas, los nuevos objetos y los desproporcionados buffs a los campeones se estrelló contra nosotros en este 2018. La octava temporada de League of Legends tiene una dinámica más parecida a un shooter que a un MOBA, en el que los Oneshots son lo más común en las partidas.

Riot nos ha abandonado

¿Se acuerdan cuando ver un oneshot era para grabarlo y subirlo a Youtube? Pues de eso no queda nada. La creciente oferta de juegos en línea y la violenta competencia presente en la industria de los videojuegos, han llevado a Riot a tomar el camino fácil. Minimizan las mecánicas, le restan importancia al juego global y le brindan una dosis de acción/humor con daños que asesinan lentamente nuestro vicio por la Grieta.

Riot ha dejado de lado con suma facilidad la fidelidad de su eterno público, a cambio de la atracción de nuevos usuarios. Una cuestión que tampoco podríamos considerar como efectiva, puesto que la popularidad de juegos como Fortnite comienza a opacar la hasta hace poco inamovible figura de League of Legends. Y bueno, las discusiones en torno a estos elementos se multiplican dentro de la comunidad.

No podría decirles a qué le ha temido tanto Riot como para dar pie a esta situación y dejar perplejos a quienes disfrutamos de la estrategia y del juego comedido. Los juegos y sus comunidades mantienen una relación de afecto inquebrantable y hay varios ejemplos que ratifican dicha situación. Counter Strike ha sido eternamente fiel a su esencia y su público mantiene el otrora vicio como un elemento intrínseco de sus personalidades.

El peor momento de League of Legends
Fortnite supera a League of Legends en Twitch

Esto no es League of Legends

Es por eso que siento que nos han dado la espalda y creo que mis incursiones en la Grieta ya no son lo mismo. Es un juego fugaz y predecible, donde los equipos que toman la ventaja en los primeros 5 o 10 minutos se vuelven imparables, en el que burbujean a chorro las partidas acabadas con rendición en el 15’, donde la Team Fight no representa nada más que unos míseros segundos en los que todo se reduce a factores circunstanciales. A algunos les parecerá más dinámico y tomarán como un favor que las partidas duren menos, pero a mí me parece que pudieron encontrar otros caminos para hacerlo.

La gente pareciera añorar la kill más que nada, porque entiende que sumar dinero te hará oneshotear a todo el equipo enemigo. Y se pierde la visión a largo plazo, esperar el late, arrasar objetivos, planificar emboscadas. Los roles de los campeones importan cada vez menos y las posiciones dentro del mapa son una cuestión cada vez menos seria. Habrá personas a las que les parezca llamativo sacar un Yasuo como ADC, pero a mí juicio le quita méritos a la especialización Campeón/Rol que tan bien funcionó durante los años anteriores.

No escribo esto como una salida dramática de la Grieta del Invocador, sino como una crítica que necesitaba hacer y compartir, para saber qué piensan el resto de jugadores de League of Legends. Porque como dije antes, las comunidades terminamos creando lazos inquebrantables con los juegos que nos dan alegría y, por mucho que discrepe con lo que hoy nos entregan, esperaré ansioso que retome el buen camino.