Los desafíos de un mundo interconectado

Muchos historiadores de todo el planeta sostienen la idea de que la globalización comienza con el Imperio Romano. Incluso en esos días, obviamente en un formato más pequeño, existía una densa red de intercambios, de tráfico de bienes, personas e ideas. Será entre los siglos XVI y XVII cuando el sistema económico se convierta en lo que para los expertos es “la economía-mundo”: un centro productivo, Europa de Inglaterra y sobre todo de Holanda, hacia el que confluyen las mercancías provenientes de zonas tan inhóspitas en aquel momento como África.

La globalización es algo muy antiguo

Sin embargo, como palabra capturó la escena especialmente a fines de la década de 1990. El mundo globalizado dividió a los intelectuales y comentaristas entre aquellos que reconocían sus beneficios y virtudes y aquellos que, en cambio, enumeraban riesgos, peligros y consecuencias dañinas. Lo que no se puede negar, sin embargo, es que el mundo globalizado ha llevado a la sociedad a estar cada vez más interrelacionado. Hechos como el tráfico aéreo, movilidad de personas, mercancías, información, internet y conexiones diversas, son una realidad diaria sin las que no se entendería el planeta desde hace décadas.

Related:
Perseverance llega al mundo gamer y no te puedes perder las reacciones en las redes

La globalizacion es algo muy antiguo

Ahora bien, como recordó Thomas Friedman en su libro “El mundo es plano. Una breve historia del siglo XXI”, publicado en 2005, los intercambios comerciales siguen estando definidos por fronteras y distancias, lo que nos hace cercanos pero vinculados a nuestras realidades nacionales. El comercio internacional tiene una historia digna de estudio, y en el que se puede comprobar como se ha modificado el contexto, pero no el fondo.

Lo que nos hace verdaderamente globalizados es, por tanto, el mundo de la tecnología y las conexiones: redes sociales, internet, smartphones. La irrupción de empresas como Microsoft en el panorama internacional han supuesto un antes y un después en la materia, ya que, en estos momentos, nada sería concebible sin softwares o dispositivos lanzados por esta compañía a finales del siglo pasado.

Basta pensar, a modo de ejemplo, en el gran impulso de la gamificación, que es el traspaso de los modos típicos de los videojuegos a la vida cotidiana real: desafíos, niveles, bonificaciones, no vinculados a la Play station ni al ordenador sino directamente a nuestro trabajo, a la escuela., a las relaciones sociales. Sin ir más allá, los juegos de casino también han sufrido una auténtica revolución como consecuencia de la irrupción de las nuevas tecnologías. En la actualidad, esta actividad se centra en el modelo de negocio interactivo, dejando un poco de lado el desarrollo tradicional en establecimientos físicos de este tipo de ocio.

Related:
Los 5 videojuegos más divertidos para jugar con tu novia

Estar siempre conectados a internet no es una opción en estos momentos, sino más bien una obligación de cara a afrontar un día a día cada vez más influenciado por la parte tecnológica.

Predilección por los juegos RPG. Nunca he subido de Oro en League of Legends. Fanático de One Piece.

Contacto: [email protected]

Hablamos de Gamers