La adicción a los videojuegos: un tema cada vez más serio Saltar al contenido
Hablamos de Gamers

La adicción a los videojuegos: un tema cada vez más serio

22/09/2018
Adicción a los videojuegos enfermedad ICD

Hace unos días hablábamos de que se mencionaba la palabra Fornite en el 5% de los divorcios de Inglaterra. Aunque al final llegábamos a la conclusión de no era para tanto, sin embargo, la adicción a los videojuegos sí es un tema serio que vamos a tratar en este artículo.

En 2018 se incluirá la adicción a los videojuegos como una enfermedad

El ICD (International Classification of Diseases) reconocerá, como vemos en este comunicado, a los videojuegos como un trastorno más:

Gaming disorder has been added to the section on addictive disorders.

Lo que vemos en el enlace anterior es el borrador y suponemos que, antes o después, saldrá la versión definitiva. Pero, ¿hay que considerar el juego excesivo como una enfermedad? ¿Cuándo podemos empezar a hablar de adicción a los videojuegos?

Pues para que se pueda considerar que existe una adicción a los videojuegos, se tiene que dar un comportamiento continuado y persistente de juego. Además, el enfermo no puede tener control sobre la frecuencia de juego, su duración y cosas similares. Asimismo, dar prioridad a jugar sobre otras actividades diarias, y polarizar el interés vital al juego, también se considera como otra manifestación de que existe un comportamiento patológico en el juego.

También, el ICD señala, que el comportamiento patológico se tiene que dar durante un periodo de tiempo de, al menos, 12 meses. No obstante, la adicción a los videojuegos se podría aceptar antes si los síntomas que se manifiestan son muy graves.

Diferencia entre dedicarle mucho tiempo y una adicción

Ahora bien, en el documento también se señala que una cosa es dedicarle un tiempo excesivo a los videojuegos, y otra muy distinta que el tiempo dedicado sea un comportamiento patológico. En las adicciones, las personas enfermas pierden el control de su vida y todo gira en torno al problema.

Por tanto, si una persona es capaz de realizar su vida normal (estudiar, trabajar, no descuidar sus relaciones sociales, etc.), pero casi todo su tiempo libre lo dedica a los videojuegos, no podríamos hablar de adicción, sino, tan sólo, de uso excesivo.

Adicción a los videojuegos South Park enfermedad

Polémica al introducir la adicción a los videojuegos como una enfermedad

Como la mayoría de cosas nuevas, introducir una nueva adicción ha creado un gran revuelo. Recordemos que el compendio del ICD no se actualizaba desde 1992: sin duda, desde esa fecha, el mundo ha cambiado bastante y nos encontramos ante escenarios que ni podíamos imaginarnos hace 25 años.

El motivo de que se haya tardado tanto en incluir a los videojuegos como posibles causantes de patologías, es por el gran disenso que hay en la comunidad científica sobre este tema. Muchos científicos no quieren que se use la palabra “adicción” a la ligera, y sólo quieren emplearla en los comportamientos realmente patológicos.

Dificultad para tratar la adicción a los videojuegos

Una de las dificultades a la que muchos psicólogos y especialistas se enfrentan al tratar la adicción a los videojuegos, es la gran variedad de jugabilidades y tipos distintos de videojuegos que existen. Por ejemplo: no es lo mismo engancharse a un videojuego offline que a uno online; asimismo, no es lo mismo jugar al Candy Crash que al Fortnite o al League of Legends.

Resulta curioso que el perfil de jugador adicto a los videojuegos pueda ser de cualquier edad y sexo, con cualquier tipo de videojuego. Esto hace que crear un perfil concreto a nivel psicológico sea bastante difícil, dado que hay una gran variedad de factores que entran en juego.

Sin duda, este es un tema peliagudo. Veremos cómo se materializa cuando se saque la versión definitiva del ICD.


¿Te ha gustado lo que acabas de leer? Si es así, quizás también debas mirar…