Game Master: El poder de los videojuegos en la educación

La educación de los niños siempre es un tema que debe tratarse con mucho cuidado. Después de todo, al hablar de ello hacemos referencia a la formación de una generación que tomará las riendas del mundo en el mediano y largo plazo. Es por ello que la educación debe ir de la mano con las características y necesidades que presenta la sociedad.

En este momento estamos viviendo una era donde lo digital es una prioridad en casi cualquier tarea de la humanidad. Es por ello que en los últimos años hemos visto la creación de nuevas profesiones para satisfacer la demanda de habilidades propias del mundo digital.

Por lo tanto, retomando el tema de la educación, debe estar orientada en esta dirección. Por ende, y tal como lo hemos venido tratando en versiones anteriores del Game Master, es la hora de emplear una herramienta propia del mundo digital.

Vivir en el siglo XXI

Entonces, la mejor forma de afrontar los desafíos de un futuro donde lo único cierto, hasta ahora, es que estará vinculado al espacio digital. Es con una plataforma relacionada con ese espacio.

Con referencia al sistema educativo convencional, estamos hablando de una estructura diseñada hace poco más de medio siglo en donde el acceso a la información era más complicado. Por lo tanto, al comprender que ese escenario cambió por completo, entenderemos que se está usando un método que ya es obsoleto.

La psicología detrás de los videojuegos

Es en este punto donde surge la oportunidad de crear e innovar mediante uso de la tecnología. Después de todo, ya forma parte de nuestro día a día. Es aquí donde el uso de una herramienta como los videojuegos desempeña un rol fundamental en la evolución de los métodos educativos de los niños.

Para exponer esta idea, utilizaremos las bases de la Teoría del Desarrollo Cognitivo de Jean Piaget. Él establece los procesos cognitivos o inconscientes con los que los niños logran aprender cosas nuevas a partir de la experiencia y la convivencia con ellas.

El enfoque de Piaget

El enfoque en cómo funcionan y desarrollan los procesos cognitivos del niño, en diversas etapas, es lo más importante de esta teoría. Donde, en primer lugar, se realiza la fase de Asimilación. En él, básicamente el niño conoce o adquiere la información

Luego de esta etapa, se pasa al proceso de Acomodamiento donde el niño asocia esa información con algo que se le haga similar, para así poder comprenderlo.

Por último, y quizás es el más importante de todos, está el proceso de Equilibrio. Él ocurre de dos formas, la primera de ella es cuando ya tiene un conocimiento previo con el cual comparar lo aprendido y, en este caso, es aceptado.

Un segundo caso es cuando no existe una idea previa, es aquí cuando el niño asume que aquello que está aprendiendo es único y, por lo tanto, pasará a ser parte de un conocimiento base o primario.

Cabe recalcar que todos estos mecanismos son de manera inconsciente y de ahí es que parte su gran importancia. Al tratarse de un procedimiento en el cual se adquieren los conocimientos básicos de todas las personas, desde el cómo caminar hasta como vestirse, comer, hablar o expresarse, interactuar con otras personas o inclusive realizar cualquier labor.

El rol del vídeo juego

Para nadie es un secreto la capacidad de atracción que ejercen los videojuegos sobre los niños. En donde pueden pasar largas horas jugando y, aparentemente, perder un tiempo valioso para su desarrollo. Sin embargo, y tal como lo tratamos en la entrega previa del Game Master, podemos emplear cierto tipo de títulos para mejorar el aprendizaje de los niños

Es importante mencionar que todos los videojuegos están diseñados tal forma que aportan la información necesaria y precisa para lograr el objetivo en cada fase de la partida. Además de ello, conforme avancen en el juego se encontrarán con escenarios similares donde tendrán que aplicar esos conocimientos para lograr la meta. En esencia, es una forma de emplear la teoría de Piaget

Cabe destacar que, para emplear los videojuegos como una herramienta para la educación, en primer lugar, se debe crear un entorno, físico y virtual, controlado donde el niño podrá interactuar de manera segura y constante con ambientes variables y enfrentarse, en la medida de sus propias capacidades, a desafíos donde necesitará emplear los conocimientos que el mismo juego le va inculcando.

Es posible cambiar algunas tareas con el uso de este método y así emplear una herramienta, si se quiere, de fácil acceso; que va acorde con las oportunidades del mundo digital y que presenta uno de los mayores potenciales para la enseñanza moderna. Solo resta tener la disposición de atreverse a experimentar y, por qué no, a jugar algo nuevo.


Relacionado:  Tokyo Game Show 2019 genera grandes expectativas

Te recomendamos leer