Los peligros de los videojuegos en África

África es el lugar donde el sector de los videojuegos está experimentando un crecimiento más rápido. De hecho, ha crecido casi un 150 % desde 2015, y cada vez son más los jugadores que acceden a la creciente selección de títulos procedentes de todos los rincones del mundo.

Sin embargo, cuanto mayores son las posibilidades, mayores son también los riesgos: el aumento del tiempo de juego supone un aumento también de las probabilidades de desarrollar problemas relacionados con los videojuegos. Un estudio realizado en la primavera de 2022 no solo mostró evidencias del incremento de los problemas de adicción en el continente, sino también de otros factores que los jugadores africanos deben tener en cuenta.

Ciberacoso

Internet ha abierto un mundo de oportunidades para los africanos, pero también ha aumentado el riesgo de ciberacoso.

Tradicionalmente, el ciberacoso se produce en redes sociales como Facebook o Twitter entre niños y adolescentes, pero este fenómeno se está trasladando ahora a los chats que incorporan los videojuegos más populares.

Este problema afecta a personas de todo el mundo, y África no es ninguna excepción. En 2019, uno de cada tres jóvenes admitió haber sido víctima de ciberacoso, según un informe de UNICEF.

Algunas de las formas más habituales de ciberacoso consisten en insultos, amenazas, propagación de rumores, publicación sin permiso de fotos o vídeos vergonzantes y envío de mensajes de odio.

La mejor manera de combatir este problema es enseñando a los niños africanos los peligros del juego online, para que sepan cómo protegerse cuando crezcan, pero estas iniciativas siguen estando muy verdes en comparación con muchos países occidentales.

Cajas de recompensas

El auge de los videojuegos online ha aumentado la competencia entre los diferentes desarrolladores de videojuegos para atraer a los jugadores. Crear juegos entretenidos ayuda, pero a veces las empresas emplean otras tácticas para retener a los usuarios.

Las cajas de recompensa son una función que puede verse de dos maneras. Desde la perspectiva del juego, son una manera divertida de descubrir nuevas armas u obtener fondos que permiten mejorar a los personajes. Sin embargo, el hecho de que los jugadores deban pagar por estas cajas, sin saber si les ayudará a ganar, acerca mucho esta característica al mundo de las apuestas. En un casino online, por ejemplo, ingresar dinero no garantiza obtener premios, cosa que puede aplicarse a las cajas de recompensas.

El problema es que existe una gran diferencia de concienciación entre ambas cosas: a menudo los casinos están obligados a informar al jugador de que apostar implica ciertos peligros, incluso cuando las apuestas se realizan con el dinero gratuito de una oferta que hayas podido encontrar en cualquier lista de «bonos de casino sin depósito de 2023».

Además, las cajas de recompensa suelen disfrazarse como partes importantes del videojuego en un intento por ocultar el hecho de que cuestan dinero.

Problemas de privacidad

Cuando hablamos de juego online, la privacidad es un aspecto muy importante, ya sea en África como en el resto del mundo.

Los datos recopilados por los desarrolladores de juegos pueden usarse para identificar cierta información personal de los jugadores, incluida su ubicación, que se puede vender y compartir sin el conocimiento o consentimiento del jugador.

Aunque ello no suponga nada perjudicial para los usuarios, implica que terceras empresas conozcan lo que les gusta y lo que no, así como otros aspectos de su comportamiento en línea, cosa que pueden usar para intentar venderles sus productos. Y no sabemos cómo serán las cosas en unos años, cuando los videojuegos continúen evolucionando.

La gente que valora su privacidad en la red tiene derecho a estar preocupada, y no solo en África.

Trastornos derivados de los videojuegos

La expansión del uso de dispositivos móviles y la cada vez mayor presencia de internet, en especial en el África subsahariana, no solo han supuesto un aumento de la ludopatía, sino también un aumento enorme del tiempo de juego.

Aunque los videojuegos ofrecen importantes ventajas en materia de capacidad cognitiva, se teme que el crecimiento acelerado de la industria de los videojuegos en África, cifrada en 590 millones de dólares en 2021, esté alejando a los jóvenes de los estudios y de la búsqueda de empleo. Una hora de Call of Duty, por ejemplo, supone una hora menos de trabajo académico.

Al igual que las apuestas, los videojuegos pueden resultar muy adictivos. Todos queremos ganar cuando jugamos, pero la naturaleza inmersiva de los juegos modernos hace que podamos tirarnos horas jugando sin ni siquiera darnos cuenta.

Si no se elaboran materiales para concienciar sobre posibles adicciones, los trastornos derivados de los videojuegos podrían multiplicarse en un futuro próximo.

El lado positivo

Puede que leer este artículo te haya llevado a pensar que jugar en línea suponga entrar en un campo de minas, pero lo cierto es que presenta múltiples ventajas.

El auge del juego online ha traído juegos y consolas más asequibles, por lo que los jugadores africanos pueden disfrutar ahora de una fuente de entretenimiento y educación tanto para niños como adultos que les ofrece una perspectiva diferente del mundo.

Si se dan las condiciones de seguridad adecuadas, los países africanos pueden sacar buenos réditos de la industria de los videojuegos en las próximas décadas, pero los jugadores deberán estar atentos a los riesgos potenciales que puedan existir.

 

Related:

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.