Sekiro: Cómo derrotar al Decapitado o Headless (Jefe Difícil)

Si derrotar a la Dama Mariposa te pareció complicado y encontrar una manera de vencer al Toro Llameante te volvió loco, prepárate para uno de los desafíos más complicados al interior de Sekiro. Derrotar al Decapitado puede acabar siendo un verdadero dolor de cabeza, sobre todo si no sabes cómo armarte y prepararte para la batalla.

¿Qué necesito para vencer al Decapitado?

Lo primero que debes entender es que este enemigo no es como el resto. De hecho, si no dispones de ciertos elementos ni siquiera podrás hacerle daño, por lo que por más que lo intentes nunca lo vencerás.

Por suerte estos requisitos no son nada del otro mundo y simplemente te obligarán a llevar contigo Confeti Divino y Agente Pacificador. Estos dos objetos caen de manera aleatoria de los enemigos que vas derrotando a lo largo de tu aventura, aunque también existen sitios en los que su obtención será mucho más sencilla.

Para esto debes ir al Castillo Ashina y dirigirte a la torre superior. En el punto de almacenamiento de antecámara podrás ver a una serie de samurais con túnicas azules, quienes al derrotarlos dejarán caer el tan ansiado Confeti Divino.

Por otro lado, a la hora de farmear Agente Pacificador será necesario ir a las mazmorras del Castillo Ashina. En esta zona encontrarás zombies que necesitan ser derrotados dos veces para morir definitivamente. Estos te entregarán ese objeto que tanto necesitas para vencer al Decapitado.

Cómo derrotar al Decapitado

Antes de iniciar la pelea con este enemigo deberás utilizar los dos objetos señalados anteriormente. El Confeti Divino te permitirá poder dañar al Decapitado, mientras que con el Agente Pacificador podrás mantener a raya el nivel de terror del personaje.

A pesar de lo letal que puede resultar recibir un ataque directo de este adversario, lo más recomendable es mantenerse cerca del Decapitado y evitar que utilice su niebla. Si mantienes mucha distancia te verás envuelto en esta técnica, lo que te paralizará y posiblemente te lleve a la muerte.

Estudia bien sus movimientos y patrones de ataque e intenta inflingir daño en cada apertura que veas. No importa si es un solo golpe, lo importante es poder mantenerte inalcanzable la mayor parte del tiempo.

Es importante destacar que este enemigo cuenta con dos barras de vida y que cuando acabes con la primera aparecerá una segunda. En este momento te recomendamos volver a utilizar el Confeti Divino y el Agente Pacificador, para así no quedarte sin sus efectos a mitad de la pelea.

Lee más sobre Sekiro: Shadows Die Twice 


Si te ha gustado este artículo ¡Estos te van a encantar!

[orbital_cluster categories=”42,38″ order=”DESC” orderby=”date” postperpage=”18″]